martes, abril 19, 2005

Gustavo Adolfo Bécquer

Lo que el salvaje que con torpe mano hace de un tronco a su capricho un dios, y luego ante su obra se arrodilla, eso hicimos tú y yo. Dimos formas reales a un fantasma, de la mente ridícula invención, y hecho el ídolo ya, sacrificamos en su altar nuestro amor.

5 comentarios:

  1. Mi poeta favorito tocándome el corazón desde lo más hondo, como siempre...

    ResponderEliminar
  2. Tia que me gusta Becquer!!! este poema no me sonaba, pero es precioso.
    Ailoviuuuu

    ResponderEliminar
  3. ¡Ese amor que torpemente sacrificamos! Un beso con labios manchados de sangre (propia)

    ResponderEliminar
  4. Ay Gustavo Adolfo, tan eterno, tan bueno... Saludos.

    ResponderEliminar