jueves, abril 28, 2005

MoMo [Michael Ende]

- Qué, ¿qué pasa? - dijo el hombre gris, enarcando las cejas - ¿Todavía no estás contenta?. Vosotros, los niños de hoy, sí que sois exigentes. ¿Quieres decirme qué le falta a esa muñeca perfecta? Momo miró al suelo y reflexionó. - Creo - dijo en voz baja - que no se la puede querer.

8 comentarios:

  1. Momo tan sabia en sus palabras y pensamientos ¡¡cuánta razón tenía!!

    Y cuántos niños se estan perdiendo esta maravillosa lección de vida ;)

    ResponderEliminar
  2. PERO Q GUAPA Q ERES COÑO!!!!!!!!(Q BASIKA KE SOY...JAJAJA)
    ESTOY CON iSTHAR ...MUCHOS VALORES CONTIENE ESTE LIBRO , PARA LA INFANCIA Y ADOLESCENCIA ..PERO STAMOS A TIEMPO SOLO HAY Q CORRER LA VOZ..
    MOLTS SHITOSSSSSSS..

    ResponderEliminar
  3. Quiero a Momo y no me extraña nada que se resista a querer a esa muñeca...
    Besito.

    ResponderEliminar
  4. Muy bien, todo un clásico.... Saludos.

    ResponderEliminar
  5. esta muy "shido one" es tuyo??? u make my day

    ResponderEliminar
  6. Me encanta Momo...gracias por traerlo.


    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Vaya imagen, me recuerda a mí cuando me estaba dejando melenas.. XDDDD

    ResponderEliminar
  8. -Casiopea - explicó el maestro Hora - tiene la facultad de ver un poquito el futuro. Cosa de media hora.

    Momo sonrió.
    -¿Me has buscado todo este tiempo?
    CIERTO, apareció en el caparazón de la tortuga.
    -¿Y cómo has venido a encontrarme precisamente aquí y justo ahora?
    LO PREVEIA.
    Así que la tortuga había estado buscando todo el tiempo a Momo, aun sabiendo que no la encontraría. Entonces, no habría hecho falta que la buscara. Esa era otro de los enigmas de Casiopea que hacían que uno se volviera loco si lo pensaba demasiado tiempo. Pero ahora, por lo menos, no era el momento más apropiado para reflexionar sobre esa cuestión.

    ResponderEliminar