miércoles, abril 27, 2005

De O engenheiro (1945) [João Cabral de Melo Neto]

A tinta y a lápiz Se escriben todos los versos del mundo.
¿Qué monstruos están Nadando en el pozo Negro y fecundo?
¿Qué otros se deslizan Soltando el carbón de sus huesos?
¿Cómo el ser vivo Que es cada verso Un organismo
Con sangre y hálito Puede brotar De gérmenes muertos?
El papel no siempre Es blanco como La primera mañana.
Es muchas veces El triste y pobre Papel de estraza.
Es otras veces De carta aérea Con aire de nube.
Pero es en el papel En su aséptico blanco Donde el poema rompe.
¿Cómo un ser ,vivo Puede brotar De un suelo mineral?

4 comentarios:

  1. Qué tristura ver cero comentarios en un poema tan bello...

    Ya está! Ya hay uno ;)

    PD. ¡Qué haríamos nosotros sin lápiz ni papel...!

    ResponderEliminar
  2. Sí eurídice, es una pena que nadie comente nada con la belleza que encierra.
    Y de ese papel, de ese lápiz, que engendran todos esos seres. ¿Que sería?, sin los sentimientos, sin las emociones, las nostalgias de quien les va dando vida?. Un beso

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué bonito! No puedo más que rendirme ante los pies de una obra sublime. Ojalá algún día compartamos esta visión cara a cara, verso a verso...
    Te espero en mis sueños

    Todos los besos

    ResponderEliminar
  4. Faço-me entender? Não? Bem, não aguentamos a desordem estuporada da vida. E então pegamos nela, reduzimo-la a dois ou três tópicos que se equacionam. Depois, por meio de uma equação intelectual, dizemos que esses tópicos se encontram no tópico comum, suponhamos, do Amor ou da Morte. Percebe? Uma dessas abstracções que servem para tudo. O cigarro consome-se, não é?, a calma volta.

    Herberto Helder

    ResponderEliminar