viernes, marzo 04, 2005

El Mundo

Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo. A la vuelta, contó. Dijo que había contemplado, desde allá arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de fueguitos. - El mundo es eso - reveló-. Un montón de gente, un mar de fueguitos. Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás. No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca, se enciende.
El Libro de los Abrazos

9 comentarios:

  1. Mi fuego es fatuo, pero no quema. Es relajante, es el calor que necesitas cuando hace frio. Yo soy el fuego, el calor que da la vida...
    ¿Tu que fuego eres?

    ResponderEliminar
  2. Yo soy uno de esos fuegos que arden la vida con tantas ganas que no se me puede mirar sin parpadear...

    ¿Necesitas que encienda a alguien?

    ResponderEliminar
  3. Yo, con un poco de luz me conformo

    ResponderEliminar
  4. El fuego te cubre de escamas cuando deseas besar algunos labios y sólo te dejan mimar la frente. Espero que mis labios de mármol pétreo se confundan en tu almohada con algún susurro del viento.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  5. Llevo días sin saber de ti. En mi blog hay novedad.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Yo no tengo muy claro qué clase de fuego soy, pero según lo que dicen a mi alrededor, contagia...

    Claro que no sólo cuando estoy alegre...

    ResponderEliminar
  7. Muy cierto... Buena luna.

    ResponderEliminar
  8. Muy cierto... Buena luna.

    ResponderEliminar