viernes, mayo 20, 2005

Poema IV [Pablo Neruda]

Te recuerdo cómo eras en el último otoño.
Eras la boina gris y el corazón en calma.
En tus ojos peleaban las llamas del crepúsculo.
Y las hojas caían en el agua de tu alma.
Apegada a mis brazos como una enredadera,
las hojas recogían tu voz lenta y en calma.
Hoguera de estupor en que mi sed ardía.
Dulce jacinto azul torcido sobre mi alma.
Siento viajar tus ojos y es distante el otoño:
boina gris, voz de pájaro y corazón de casa
hacia donde emigraban mis profundos anhelos
y caían mis besos alegres como brasas.
Cielo desde un navío. Campo desde los cerros.
Tu recuerdo es de luz, de humo, de estanque en calma!
Más allá de tus ojos ardían los crepúsculos.
Hojas secas de otoño giraban tu alma.

5 comentarios:

  1. El poema tan maravilloso como todos los de Neruda ;)

    Esta vez de lo que me he quedado completamente prendada es de la fotografía... es hipnótica

    Besos de sueños y sabor a libertad

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Bueno!! nos hemos puesto de acuerdo en traer aquí los veinte poemas... Me gusta, hagámoslo, es de tal tamaño la belleza en la obra de Neruda que justo es que nos la repartamos para disfrutar. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Me encanta Neruda, puedo sentir tantas cosas cd lo leo. No entiendo que una persona que escribía con tanto sentimiento pudiera abandonar a una hija.
    Que contradictoria es la vida aveces.

    ResponderEliminar
  4. Si quereis escuchar poemas con voz, a Neruda y a muchos otros poetas. Hombres y Mujeres. Este lugar maravilloso"Palabra virtual"es el mejor que yo conozco en Español. Lugar Altamente recomendable para quien lo desconozca.

    ResponderEliminar
  5. Gracias TBO por documentarnos a todos con tus maravillosos descubrimientos.

    Gracias a todos vosotros por estar ahí, siempre ahí, y animarme día a día a seguir colgando todo lo que me resulta fascinante...

    Gracias por dejarme compartir con vosotros el mundo de la letra*

    ResponderEliminar