miércoles, mayo 25, 2005

El Tiempo [Gracias, Afri]

Nos convencemos a nosotros mismos de que la vida será mejor después de terminar la carrera, después de conseguir trabajo, después de casarnos, después de tener un hijo y, entonces, después de tener otro.
Luego nos sentimos frustrados porque nuestros hijos no son lo suficientemente grandes, y pensamos que seremos más felices cuando crezcan y dejen de ser niños.
Después nos desesperamos porque son adolescentes, difíciles de tratar. Pensamos: seremos más felices cuando salgan de esa etapa.
Luego decidimos que nuestra vida será completa cuando a nuestro esposo o esposa le vaya mejor, cuando tengamos un mejor coche, cuando nos podamos ir de vacaciones, cuando consigamos el ascenso, cuando nos retiremos.
La verdad es que no hay mejor momento para ser feliz que AHORA MISMO. Pues, si no es ahora, ¿cuándo?
La vida siempre estará llena de luegos, de retos. Es mejor admitirlo y decidir ser felices ahora de todas formas. No hay un luego, ni un camino para la felicidad.
La felicidad es el camino y es AHORA.
Atesora cada momento que vives, y atesóralo más porque lo compartiste con alguien especial; tan especial que lo llevas en tu corazón. Y recuerda que:
El tiempo no espera a nadie.
Así que deja de esperar hasta que termines la Universidad, hasta que te enamores, hasta que encuentres trabajo, hasta que te cases, hasta que tengas hijos, hasta que se vayan de casa, hasta que te divorcies, hasta que pierdas esos diez kilos, hasta el viernes por la noche o hasta el domingo por la mañana; hasta la primavera, el verano, el otoño o el invierno, o hasta que te mueras, para decidir que no hay mejor momento que este momento para ser feliz.
LA FELICIDAD ES UN TRAYECTO
NO UN DESTINO
Trabaja como si no necesitaras dinero,
Ama como si nunca te hubieran herido,
Baila como si nadie te estuviera viendo.

8 comentarios:

  1. me gusta este post, hace dias hable de el tiempo yo en mi blog,y cierto el tiempo no espera.. un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Ese hoy es el que yo quiero, el del trayecto. Un trayecto sin ambiciones que me resten de vivir. Quiero amar y bailar desesperadamente. Quiero vivir con pasión, sin que el final me sorprenda con proyectos en las manos y que nunca conseguí. Quiero disfrutar de la vida y de mi gente sin dejar cosas pendientes, por si acaso. Besin

    ResponderEliminar
  3. Gracias, cuore!!
    Mil besos

    ResponderEliminar
  4. Tengo esas palabras con otras tantas decorando mis recuerdos.

    Y marcado en negro para no olvidarlo nunca las tres últimas frases: "Trabaja como si no necesitaras dinero. Ama como si nunca te hubieran herido. Baila como si nadie te estuviera viendo."

    Gracias por recordármelas, y gracias sobre todo por tus palabras de aliento... eres un cielo niña.

    ResponderEliminar
  5. La vida ES, no será...
    Hay que valorar las cosas por lo que son, no por lo que nos gustaría que fueran. Si empezamos siendo injustos con la vida... nos mereceremos las "injusticias" que nos devuelva

    ResponderEliminar
  6. Estoy de acuerdo, a veces nos olvidamos de ser felices. Quizás en ese momento sufrimos. Nuestro corazón no puede conocer la felicidad perfecta si no conoce antes algo del dolor y de las miserias de nuestra naturaleza humana. Es la vida misma. Atravesaremos momentos felices y momentos que no lo sean. Interpreto de tu Post, que has de vivir el momento, asi es.

    ResponderEliminar
  7. Le felidad... se esconde quizás detrás de una gota de lluvia.

    ResponderEliminar
  8. No creo en la felicidad pero si creo que se puede gozar del ahora y aquí. Hoy conversabna sobre los hombres niños.... siempre algo nos queda en lo más profundo que no nos deja enfrentarnos a la realidad con un mínimo de racionalidad no falta de sentimiento.

    Enorabuena por tu blog!!!!

    ResponderEliminar