miércoles, octubre 13, 2010

Gabriel García Márquez

El problema del matrimonio es que se acaba todas las noches después de hacer el amor, y hay que volver a reconstruirlo todas las mañanas antes del desayuno.

4 comentarios:

  1. Por mi parte, ya te digo si se acaba: soy de las que se duermen 0'2'' después de acabar "el temita" jajaja!!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6:28 p. m.

    Veo que sigues en este mundo de los blogs. Me alegro! Así podré tenerte un poco más cerca.

    Besos de la "hija de la locura".

    ResponderEliminar
  3. Anónimo5:42 p. m.

    Hola...descubri tu blog buscando cosas de Galeano. Me encanta la idea de "fragementar porciones".... así que te estaré acompañando de ahora en más.Saludos. Mariana

    ResponderEliminar